MACHISMO… o qué

La Real Academia Española define el término machismo como : Actitud de prepotencia de los varones respecto de las mujeres.

Bien, pero yo pregunto ¿Es correcto utilizar dicha definición en lo referente a la situación de inferioridad de las mujeres respecto de los hombres?. NO.

En el reino animal existe la relación macho/hembra; esto es pura supervivencia de las especies, y no siempre significa que el macho tenga supremacía sobre las hembras (véase el caso de los leones, si una hembra amamanta a su cría no se le permite al macho acercarse siquiera), y esto es puro instinto animal.

¿Y por qué digo que no es correcta la definición de machismo cuando nos referimos al abuso del hombre sobre la mujer?. Sencillo, porque tenemos cerebro, porque pensamos, porque somos racionales, porque no nos podemos igualar al comportamiento noble de los animales, porque estos actúan por instinto, no distinguen el bien del mal, su modus vivendi es la supervivencia, más allá de causar mal ajeno, excepto cuando el hombre, con minúculas, les provoca y ataca. El concepto de machismo de los animales, si pudieran comprenderlo y asimilarlo,  se circunscribe a un hecho simple y trascendental:  el macho cubre a la hembra. Ahí se resume el gran significado de ser macho. No machista.

Pero, ay, está el género humano, con su gran capacidad de discernimiento y raciocinio. Pero, para qué… pues para todo lo malo habido y por haber, no nos engañemos.

Se engrandece a la raza humana como modelo de sabiduría, inteligencia, etc., solo porque la Naturaleza le ha dotado de un cebrero superior al del reino animal, o más desarrollado. Consecuencia de todo ello es la destrucción sistemática de muchas especies animales y del entorno natural del hombre: el planeta Tierra. Viva la inteligencia.

Y el principal objetivo de destrucción del hombre, aunque parezca increíble, es la mujer, precisamente el único animal racional capaz de perpetuar la especie humana en la Tierra, pues el hombre, por sí solo, pobre de él. Claro, van a pensar algunos, la mujer, por sí sola, pobre de ella. Pero entre hombres y mujeres, SOLO ELLAS son capaces de procrear, y aun así, las perseguimos, las dominamos y las aplastamos bajo nuestras botas.

En los países árabes, islámicos o africanos, que son la mayoría, la mujer simplemente no existe, excepto para echar hijos al mundo. Ahí se termina su función en esta vida. Si incurre en algún desliz, se la ejecuta. En India, una vaca es más respetada que una mujer.

¿Y los países llamados civilizados?, Ah!, hipócritas. He aquí algunos ejemplos de civilización:

– Mismo trabajo para ambos sexos, menor sueldo para la mujer.

– Menos del 1 % de presencia femenina en los consejos de administración de las grandes compañías.

– Misma jornada de trabajo, pero continuación en las tareas domésticas.

– Si una mujer accede a un puesto ejecutivo, es noticia. En el hombre es normal.

– La nota media de la mujer en las facultades es superior, pero acceden más hombres a las carreras consideradas importantes. Misterio.

– En el mundo de la televisión, el márketing y la publicidad una señora con más de 40 años es considerada vieja. ¿A cuántos carcas de más de 60 años vemos a diario en TV y prensa?.

-¿A cuántas mujeres vemos en reuniones internacionales de gobierno de altísimo nivel? A algunas, sí, pero son tan pocas…

¿Quién dirige el mundo?, los hombres esos incompetentes…

Dejémonos, pues, del término machismo, e incluso feminismo. Somos machos por naturaleza; ellas son hembras por mor de lo mismo.

Pero hay un matiz: somos dominadores y sojuzgadores de las mujeres, adjetivos mucho más ofensivos que el de machistas.

Joder, hombre, ya está bien…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *