LA FELICIDAD

FELIZ_thumb.jpg

_  hola, ¿es usted feliz?

_  ¿Debo serlo?

_  Hombre, se supone que es el estado perfecto del ser humano…

_  Bien, entonces, explíqueme qué es la felicidad.

_ Veamos. Podría definirse como un estado de grata  satisfacción, física y espiritualmente; e,  incluso,  como una ausencia de inconvenientes, algo así, más o menos. Oiga, yo no soy feliz, pero la RAE lo explica así…

Es decir, usted no tiene ni idea de qué es la felicidad. Ni siquiera es feliz. No tiene sentido la pregunta. Y, si usted no es feliz, ¿por qué me pregunta a mí si lo soy?.  ¿eh?.  ¿Qué importancia tiene para usted?

FELIZ_   Necesito     conocer     a personas felices, y ver qué sienten ante ese estado…

_  Pues lo tiene complicado, amigo. Los tiempos que corren no están para alegrías ni estados de sublime felicidad. Yo le aconsejaría preguntar a algún enamorado. Dicen que ellos sí son felices, o al menos se lo creen, y, en cualquier caso, esa felicidad suele durar muy poco. Justo el tiempo que tarda la pareja en conocerse. O sea, la felicidad les dura un suspiro. En definitiva, es un  sentimiento fugaz, como usted ve.

_  Pues, para no ser feliz, parece que sabe usted mucho sobre el particular.

_  Exacto. Al carecer de trabajo, leo mucho, y eso ilustra. Pero le daré una razón: seré feliz cuando consiga  un puesto de trabajo.

_ Lo va a tener difícil en ese caso, buen hombre. Su infelicidad será bastante duradera, por no decir eterna.

_ ¿Lo ve?, no me da ninguna esperanza de ser feliz. Con un contrato por horas sería…  pues eso, feliz durante unas horas. Luego se acabó.

_  No, verá, sea positivo. Françoise Sagan, escribió una vez (solo una vez, no dos): La felicidad, para mí, consiste en gozar de buena salud, en dormir sin miedo y despertarme sin angustia.”

_  Pamplinas, con todos mis respetos.  Y se lo voy a rebatir punto por punto:

_  Si no trabajas, no puedes tener buena salud, porque comes mal y bebes peor, como mucho agua del grifo contaminada, nada de vino.

_ Si no trabajas, duermes con miedo. Miedo al pensar qué demonios vas a desayunar cuando te despiertes. ¿Unas gachas?… ¡Joder!.

_  Si no trabajas, te despiertas con angustia. La angustia que tienes en el estómago por haberte acostado unas horas antes con el citado órgano vacío de sustancia… ¿más razones para ser infeliz y estar BASTANTE CABREADO?. y eso si consigues dormir.

_  Lo pone usted difícil, sí. Pero piense por un momento, ¿está seguro de que, aun teniendo un trabajo,  sería usted feliz?.

_  ¡ Pues no lo sé, oiga !. A lo mejor estaría cabreado con la empresa por pagarme una miseria; a lo mejor estaría jodido con el horario; a lo mejor estaría pensando en asesinar a mi jefe por ser tan déspota; a lo mejor me quedaría a hacer horas extra para llegar lo más tarde posible a casa.  A lo mejor… a lo mejor… pensaría que si me dieran la carta de despido sería feliz. ¡ ES QUE NO SE SI SERIA FELIZ !, ¿no lo comprende?.

_  Comprendo. Por todo ello deduzco que la felicidad no existe. Es imposible que exista, claro, salvo breves momentos en la vida.

_  Entonces… ¿para esta conclusión tanta pregunta?.

_  Quería ver su reacción ante ellas…

_  O sea, que es usted infeliz, o desgraciado, y encima se mofa del resto de infelices o desgraciados, como yo. Váyase a… elija usted mismo.

_  Además de infeliz es usted un ordinario. Y un soez.

_  Estupendo. Adiós, y que sea usted feliz.

_  Lo intentaré, muy amable.

–.—.—.—.—.—.—.—.—.—.—.–

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *